“MARCHA POR LA DEMOCRACIA”    

De nueva cuenta el exconsejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, se encuentra en medio de la controversia política por defender la realización de la denominada “marcha por la democracia” a la que han convocado organizaciones ciudadanas para el próximo 18 de febrero, que partirá el Monumento a la Revolución al Zócalo de la Ciudad de México.            Córdova Vianello argumenta que la “marcha por la democracia” busca defender los derechos de la ciudadanía de elegir libremente a sus representantes populares y las instituciones democráticas, incluso recordó que se realizaron dos marchas, una el 13 de noviembre del 2022 y la otra el 27 de febrero de 2023, que fueron clave para evitar que el presidente López Obrador lograra desaparecer al INE, como pretendió con el pretexto de que no servía y era sumamente oneroso.            Como la “marcha por la democracia” se realizará el domingo 18 de febrero en plena época de la llamada intercampaña, en donde están prohibidos todos los eventos partidistas de campaña, Córdova Vianello ha sido blanco de críticas por parte de la precandidata de la coalición “Sigamos Haciendo Historia”, integrada por Morena, PT y PVEM, Claudia Sheinbaum Pardo y su vocero de campaña Gerardo Fernández Noroña.            Ambos morenistas señalaron que Córdova Vianello se había quitado la máscara y ahora en forma abierta está a favor de los intereses políticos del PAN y del PRI, por lo que afirman que se trata de “un evento ciudadano disfrazado” para apoyar a la precandidata de la alianza “Fuerza y Corazón por México”, integrada por el PAN, PRI y PRD, Xóchilt Gálvez Ruiz.            Y es que en realidad será muy difícil que los seguidores y simpatizantes de Gálvez Ruiz no lleven banderolas, pancartas, gorras o camisetas con las siglas del PAN, del PRI o del PRD, por lo que los organizadores de la “marcha por la democracia” deberán de estar muy atentos para evitar sanciones por parte de las autoridades electorales.            Las promociones partidistas deberán de ser sustituidas por los emblemas de las organizaciones ciudadanas convocantes, es decir Frente Cívico Nacional, Poder Ciudadano MX, Sí por México, Sociedad Civil México, UNE México, Unidos por México, entre otras.            Se espera que la “marcha ciudadana” del próximo 18 de febrero concentre la misma cantidad de manifestantes procedentes de todo el país, es decir cerca de 500 mil personas que prácticamente abarrotaron el Zócalo de la Ciudad de México y sus calles aledañas.            Por otra parte, pero sin dejar el tema del exconsejero presidente del INE, Córdova Vianello convocó a los activistas de las organizaciones ciudadanas para vigilar que las consejeras y los consejeros no cedan a las presiones por parte de los actores políticos, quienes en ocasiones de manera sutil y otras más fuertes o contundentes para vulnerar la aplicación de las leyes electorales.            En fin, no hay duda de que la “marcha por la democracia” demostrará el interés que tiene la ciudadanía en la elección presidencial, puesto que nunca como ahora sale a las calles para reclamar en forma pacífica el respeto al voto que se emitirá el próximo domingo 2 de junio.            Por otra parte, dicen las malas lenguas de las buenas personas que la denuncia de la diputada federal Monserrat Alicia Arcos Velázquez en contra del dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, por violencia política de género y corrupción fue un acto de despecho porque no fue tomada en cuenta para obtener una candidatura plurinominal para seguir, sin el aval del voto popular, en el cargo legislativo por tercera ocasión.            Arcos Velázquez denunció que Moreno Cárdenas, mejor conocido como “Alito”, le quitó el presupuesto que tenía asignado para cursos de capacitación del Organismo Nacional de Mujeres Priístas (ONMPRI) por un monto de 32 millones de pesos, cuya acusación ahora debe presentar pruebas fehacientes para que se proceda legalmente.            No es la primera vez en que Moreno Cárdenas es acusado de corrupción por militantes del PRI y actores políticos, pero nunca se le ha comprobado nada a pesar del escándalo generado, entre los que se encuentra las denuncias hechas por la gobernadora Layda Sansores Sanromán de Campeche en su programa “Martes del Jaguar”.            Vamos a esperar que las investigaciones continúen en torno a la denuncia de la diputada federal Arcos Velázquez para comprobar si fue cierta su versión o como dicen las malas lenguas de las buenas personas que se trató de un acto de despecho por no ser incluida en la lista de las diputaciones plurinominales.            Por último, el rector Dámaso Anaya Alvarado se reunió con un grupo de diputadas y diputados del PRI, quienes se comprometieron a impulsar reformas que contribuyan a la transformación de nuestra alma mater, además de apoyar a los alumnos de la UAT con becas para que realizan sus estudios de posgrado en universidades o instituciones de educación superior en México y en el extranjero.  Correo electrónico: [email protected]

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba