La imagen de una sociedad sin justicia y legalidad

La importancia de una sociedad con legalidad y sin justicia, se expone y se argumentará, en materia civil dentro de la acción de la separación con hijos y disolución del matrimonio, pues la relevancia de la legalidad sin la aplicación de la justicia debe ser un tema que a todo ciudadano debe interesar, aunque también tendremos claro que puede haber legalidad, pero si no se aplica la justicia de nada servirá que existan leyes sino se cuentan con mecanismos que avalen la aplicación de la justicia.

Por lo que, sin duda, es un interesante ensayo que tendrá como guía si puede existir una sociedad con legalidad y sin justicia además si es importante considerar implementar la justicia y posteriormente la legalidad.

Si partimos con el planteamiento en que ¿puede existir una sociedad con legalidad y sin justicia?.

Podemos considerar que, porque está estrechamente ligado, ya que para que una sociedad viva en armonía entre sus habitantes y el gobierno, este último debe tener claro la obligación de legalidad y comportamiento social de todos quienes forman parte incluyendo a los funcionarios públicos de la estructura dentro de sus áreas orgánicas encargadas de la impartición y reconocimiento de las leyes como pueden ser tribunales civiles, penales, mercantiles entre otros.

Por citar un ejemplo al establecimiento de ciertas leyes y normas que moldean la conducta de los hombres en sociedad; como la pertenencia de una familia para que esta legalmente reconocida, debe existir el matrimonio o aceptación de un concubinato para que esta acción otorgue el nombre de sus hijos y reconozca la unión de dos personas.

La legalidad recae en la figura del Registro Civil, aquí aparentemente no existe justicia, pero si reconocimiento por del Derecho Civil. No obstante, al surgir el divorcio en caso de que haya hijos, se acepta legalmente la separación legal del matrimonio, pero no se rompe la obligación de la paternidad hacia sus hijos.

Como reconocimiento legal preceden dos derechos fundamentales del ser humano; la unión o separación referenciado en el derecho al libre desarrollo de la personalidad en relación a “(…) libertad de contraer matrimonio o no hacerlo; de procrear hijos y cuántos, o bien, decidir no tenerlos; de escoger su apariencia personal; su profesión o actividad laboral, así como la libre opción sexual, en tanto que todos estos aspectos son parte de la forma en que una persona desea proyectarse y vivir su vida y que, por tanto, sólo a ella corresponde decidir autónomamente“ (Semanario Judicial de la Federación: 2009).  Mientras que por otra parte se resalta el interés superior del menor como elemento de interpretación en el ámbito jurisdiccional que “(…) los deberes de protección de los menores y los derechos especiales de éstos previstos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los tratados internacionales y en las leyes de protección de la niñez; de este modo, el principio del interés superior del menor se consagra como criterio orientador fundamental de la actuación judicial; de ahí que conlleva ineludiblemente a que el juzgador tome en cuenta, al emitir sus resoluciones, algunos aspectos que le permitan determinar con precisión el ámbito de protección requerida, tales como la opinión del menor, sus necesidades físicas, afectivas y educativas(…)”, (Gaceta del Semanario Judicial de la Federación: 2015).

En este sentido, resalta la legalidad sin justicia aparente cuando radica la separación del matrimonio como una decisión de una de las dos partes. No obstante, se obliga al padre o la madre, quien no tenga la guarda y custodia de los hijos el cumplimiento a la “manutención”, denominado en algunos códigos civiles como pensión alimenticia, en este precepto, es aplicable la ley; es decir la justicia porque prevalece el interés superior del menor.

Cuando se alude a la independencia de la pensión alimenticia, es porque se evoca al acceso a la justicia en condiciones de igualdad; es decir, con elementos para juzgar con perspectiva de género puesto que se hace referencia a “(…) la importancia de este reconocimiento estriba en que de él (sic) surgirá la posibilidad de que quienes tengan encomendada la función de impartir justicia, puedan identificar las discriminaciones que de derecho o de hecho pueden sufrir hombres y mujeres, ya sea directa o indirectamente, con motivo de la aplicación del marco normativo e institucional mexicano”, (Semanario Judicial de la Federación:2017).

Por lo que queda claro en este sentido que independientemente de la legalidad en que se brinde el matrimonio, la disolución de este no recae aplicación de la justicia, pero si de la legalidad. Caso contrario cuando surge la disolución del matrimonio, pero existen hijos surge la justicia dentro de la legalidad para la aplicación del interés superior del menor.

Mientras que cuando nos hacemos la pregunta ¿qué se debe consolidar primero en una sociedad, el sentido de justicia o de legalidad?.

La importancia radica fundamentalmente en la legalidad puesto que esta será la ruta para la aplicación de la justicia; ya que si brotara de forma contraria primero la justicia habría un retroceso hacia la antigüedad que se aplicaba la ley del talión; una especie de justicia por la propia mano que en algún caso no era equiparable con la justicia ejercida por la infracción cometida como, por ejemplo: “si un hijo golpeaba a su padre, se le cortaban las manos”, (Hernández, 2014).  De aquí la importancia y la relevancia como primordial es la legalidad en primera acción para que cobre sentido la justicia en una sociedad.

Ya que dentro de los derechos fundamentales de legalidad y seguridad jurídica pudiéramos mencionar que “(…) se respetan por el legislador cuando las normas que facultan a las autoridades para actuar en determinado sentido encauzan el ámbito de esa actuación a fin de que, por un lado, el gobernado conozca cuál será la consecuencia jurídica de los actos que realice, y por otro, que el actuar de la respectiva autoridad se encuentre limitado, de manera que la posible afectación a la esfera jurídica de aquél no resulte caprichosa o arbitraria”,  (Semanario Judicial de la Federación:2017).

En este análisis, se resalta la importancia del matrimonio y la separación como parte de la legalidad sin justicia. Pero también la legalidad y la justicia cuando en el acto existen de por medio hijos menores puesto que la justicia se inclina a la protección del menor.

Es de considerarse relevante y de gran importancia este tema porque algunas personas pudieran interpretar que no existe la aplicación de la justicia al momento de la separación del matrimonio teniendo de por medio hijos menores, así como es necesario fortalecer y aplicar la justicia cuando no se garantiza la manutención de los hijos, también conocida como “pensión alimenticia”.

Por tanto, podemos clarificar que cuando se está rigiendo a falta de justicia y/o se está dentro de un acto de legalidad mediante el derecho civil.

Nos vemos en la próxima entrega mi correo electrónico es: [email protected]

 

* El Autor es Master en Ciencias Administrativas con especialidad en relaciones industriales, Licenciando en Administración de Empresas, Licenciado en Seguridad Pública, Terapeuta en Terapia Regresiva Reconstructiva, Periodista investigador independiente y catedrático sabatino.

 

 

Referencias:

 

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba