Escenifican en Cristo Rey, Viacrucis infantil

Este viernes santo, la Parroquia de Cristo Rey llevó a cabo la escenificación del Viacrucis, representado por niños de la catequesis, con el apoyo de los padres de familia y de los propios catequistas.
Esta representación del Viacrucis llamó la atención debido a la extraordinaria participación de los actores infantiles que recrearon este doloroso camino que recorrió Jesús hasta el Calvario.


Los niños interpretaron a los personajes más emblemáticos de la Pasión de Cristo, como los apóstoles, María, Nicodemo, Poncio Pilatos y María Magdalena, entre otros; todos ellos recrearon los diferentes momentos vividos por Jesús desde su prendimiento hasta su crucifixión.
Todos ellos representaron las catorce estaciones que inician con la condena a muerte de Jesús durante el juicio que celebró Poncio Pilatos hasta la sepultura; en este recorrido las reflexiones evocaron las últimas horas del hijo de Dios según narran las escrituras.
La culminación del Viacrucis tuvo lugar en la explanada del Seminario, justo enfrente de la Parroquia Cristo Rey. Enseguida, el padre Mario Alberto Pacheco Rodríguez, pronunció una oración en la que destacó el sentido de este importante acto católico cristiano.
“Tú nos conoces y sabes cómo somos; tú conoces el camino que llevamos recorrido, tú ves nuestros esfuerzos por querer hacer el bien a pesar de nuestras debilidades. Solo queremos decirte una cosa, en nuestro Viacrucis necesitamos contar contigo, queremos ser fieles a la voluntad de Dios sobre cada uno de nosotros, acercamos las alegrías y las cruces que nos ofreces pero bien sabemos que solos nada podemos”.
Finalmente, el sacerdote subrayó: “Señor queremos que tú cuentes con nosotros pero sobre todas las cosas queremos contar contigo y queremos recordar las palabras del evangelio. No busquen entre los muertos al que está vivo, no busquen el pasado lo que debemos construir para el futuro”.
Este Viernes Santo, la mayoría de las parroquias de la Diócesis de Victoria, recrearon el Viacrucis viviente, en el que todos los personajes bíblicos cobraron vida para representar el Juicio de Pilatos y la traición de una muchedumbre que le dio la espalda a Jesús de Nazaret entregándolo a los soldados romanos después de que los propios sacerdotes ordenaron su captura en la noche más triste y determinante para el futuro del cristianismo.
Obligado a cargar la pesada cruz de madera, un agonizante Jesús de Nazaret dejó a un lado su divinidad para sufrir como cualquier humano, no solo el salvaje y despiadado castigo físico a manos de los romanos, sino también las burlas y traiciones de su propio pueblo, ese que apenas unas horas antes lo había aclamado como el Rey de Jerusalén cuando éste hizo su entrada triunfal montado en un burro.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba