Coepris cierra Gymast Center

Incumplió medidas de seguridad, higiene y protección

Inspectores de la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS) y elementos de Protección Civil comprobaron que el gimnasio GYMAST CENTER  incumplió con  medidas de seguridad, de higiene y de protección.

Y precisamente por representar un riesgo para los deportistas y padres de familia, las autoridades de ambas instituciones tomaron la determinación de suspender las actividades en este gimnasio.

          Cabe mencionar, que ya desde hace tiempo, se habían ventilado una serie de denuncias en contra de los propietarios de este centro de acondicionamiento físico y arrendatarios del inmueble pero no pasaba nada.

          Finalmente la acción prosperó a pesar de que los  instructores “certificados” y miembros de la Federación Mexicana de Gimnasia se decían “intocables” y hasta protegidos por funcionarios vinculados al Instituto del Deporte de Tamaulipas, abogados y hasta jueces que han llevado otros casos.

Tras haber hecho una minuciosa revisión al inmueble, ubicado frente a la escuela secundaria general número ocho de esta capital y comprobar la forma irregular en que se operaba, se resolvió otorgar un plazo perentorio para que los instructores, Ricardo Rosati Berestain, la esposa de este, Yadira Geraldina Saldívar Cuesta, así como el hijo de ambos, también instructor, Ricardo Rosati, subsanaran las deficiencias detectadas, pero al incumplir durante el tiempo establecido se decidió “suspender actividades”.

Inspectores de COPRIS y de Protección Civil, comprobaron lo que ya se había hecho del conocimiento de manera pública, en el lugar se carecía de energía eléctrica porque personal de la CFE canceló el servicio al haber detectado una especie de “diablito” y ello obligó a los también instructores de gimnasia en la Unidad Deportiva Siglo XXI a utilizar una planta de energía eléctrica y operar bajo condiciones de riesgo.

Por si fuera poco,  el inmueble resultó ser insalubre y se carecía de sanitarios e iluminación, además no se contaba con salidas de emergencia, exponiendo a niños y niñas a sufrir algún tipo de accidente.

Ahora también se sabe que la CFE impuso al propietario del establecimiento una multa, así como un plazo para subsanarla, pero atribuida al trio de instructores que incurrieron en una serie de irregularidades.

Trascendió que se haría lo propio en un segundo gimnasio que la familia Rosati tiene establecido en la zona sur de Tamaulipas.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba