Un terrible Domingo para Nuevo Laredo; sin luz ni agua

Un terrible Domingo para Nuevo Laredo; sin luz ni agua

Tiendas vacías, semáforos apagados, gasolineras cerradas y enormes filas para comprar agua en garrafón, fueron algunas de las situaciones que se vivieron en Nuevo Laredo, la tarde-noche del domingo cuando la ciudad se quedó por completo sin luz ni agua. En cuanto se corrió la noticia de que serían 2 o más días en esas condiciones, las y los neolaredenses entraron en pánico. Escenas sólo vistas en películas donde se avecina el fin del mundo, retrataban el caos que vivió la ciudad.

Sin previo aviso de las autoridades, Nuevo Laredo se quedó sin combustible. A falta de energía no funcionaban las gasolineras, las y los automovilistas circulaban en confusión porque los semáforos estaban apagados. Quienes no sabían nada veían con asombro las largas filas que hacían con garrafones en mano.

Los OXXOS cerraron sus puertas temprano, eso desconcertaba aun más a la población, que ante el temor de quedarse sin comida corrían a la tiendita de la esquina para adquirir alimentos para personas y para sus mascotas, veladoras, y agua embotellada.
Dueñas y dueños de los mencionados negocios vendían con gran emoción al momento que comentaban, “¡nunca habíamos vendido tanto!”. Los precios iban subiendo conforme se acercaba la noche, el agua escaseaba en botella y garrafón. Las veladoras y tortillas se vendían como pan caliente. La tienda Soriana apagó sus aires acondicionados y refrigeradores, la versión de una compradora fue, “es un caos, la gente no sabe ni qué hacer, agarra lo que puede”.

Quienes más temor sintieron, fueron las familias que no tenían dinero para abastecer su despensa.

Las televisoras y emisoras de radio estaban mudas, las que se escuchaban eran las de la vecina ciudad de Laredo., Texas, pero no informaban lo que sucedía. Las redes sociales las únicas en dar seguimiento a lo que pasaba.

Algunas viviendas contaban con poca agua, incluso entre vecinas y vecinos se organizaban para llenar trastes y tener para lo básico, lavarse las manos y echarle al baño.

Poco a poco la gente iba saliendo de sus casas, abrían sus puertas de par en par para que entrara un poco de aire. Un apagón en 3 estados, Tamaulipas y Nuevo León. Dos de ellos.

La ciudadanía y las autoridades se quedaron en plena especulación, con temor por lo que estaba sucediendo.

Cerca de la media noche, la luz regresó y con ella el agua también. Ahora sólo quedan los recuerdos de una tarde-noche terrible, llena de incertidumbre y con el amargo sabor de boca de saber que no se está preparada/o para sucesos inesperados como el del domingo en Nuevo Laredo.

Comentarios de Facebook

Te podría interesar

Fortalecen más Universidades a la primer “Incubadora Aduanera”

Agencia de Noticias-Oficina de Corresponsales NUEVO LAREDO, Tam.,